Lactancia con protector de pezón

Durante el embarazo y gracias a un taller de lactancia de Chile Crece Contigo al que asistí en el consultorio, decidí que quería amamantar a mi bebé lo que más pudiera, es decir, lactancia materna exclusiva. Me interesó mucho el tema del apego generado por esta instancia tan exclusiva que se da con tu hijo.

Durante mis controles con matrona y obstetra nunca me revisaron los pechos, por lo tanto no me dijeron que podría tener alguna dificultad al tratar de amamantar. Cosa que sí sucedió cuando me entregaron a mi hija para alimentarla y la pequeña no pudo succionar. Según todas las matronas que pasaron a inspeccionarme y luego de corroborar que sí tenía leche, determinaron que mi pezón era corto, por ello la bebé no lograba el agarre.

Aunque pasé una jornada terrible en la clínica porque pasaron todo tipo de profesionales a ver si podían ayudar, unas con mejor carácter y tino que otras, me frustré. También debido a la cantidad de gente que entraba y salía de la habitación por las visitas, controles, revisiones, comida. Un caos total. Como resultado terminé “amurrada” y triste porque no pude alimentar a la niña, quien afortunadamente estaba más preocupada de dormir que de comer, por lo que ni lloró.

El segundo día, amenazada por las matronas de neonatología de que si no lograba darle pecho al bebé, le darían leche de fórmula (temida porque al parecer es sabe mejor que la materna y los bebés la prefieren), empecé una nueva lucha por apegar a la bebé a mi pecho. No tuve resultados positivos hasta que llegó la persona indicada, que me dio tranquilidad al explicarme que si no lo lograba, igual podría alimentarla con leche materna pero a través de mamadera con la ayuda del extractor. Pero antes, pidió que me compraran el protector de pezón, intentaríamos con él.

El primero que me trajeron era de una silicona bastante dura y era grande. La bebé, luego de rechazarlo varias veces, lo tomó pero no logro succionar bien. Horas más tarde, me sugirieron el de marca Pigeon. Es más delicado y menos invasivo para la boca de un recién nacido.

Ya en la noche, con más tranquilidad en la habitación, sin visitas y con el reloj corriendo antes que le dieran “relleno”, mi niña empezó a succionar muy bien por 7 minutos. Un alivio. Luego lo intentaría, ya que ella seguía duerme que duerme.

Protector marca Pigeon

La solución

Realmente una gran ayuda y la solución a la lactancia exclusiva. Gracias al protector he podido alimentar a la bebé como corresponde y no he tenido ningún dolor, herida ni grietas que es la razón por la cual muchas madres dejan de darle pecho a sus hijos.

En cuanto a la succión de la bebé, mejoró bastante y de igual forma intento darle sin el protector para que así se vaya adaptando de una vez a mi realidad, pero he notado que al ser mayor esfuerzo, la bebe se enoja y ya no quiere más. Así que sólo insisto hasta cuando ella quiere.

De todas formas estos elementos han sido mi salvación en la lactancia y he podido disfrutar de ello. El apego se ha ido generando de igual forma, al observarnos, acariciarla y hablarle mientras ella se alimenta, pero sí espero en algún momento poder dejar de usarlo.

Ventajas y desventajas del protector de pezón

En realidad los protectores de pezón, llamados también pezoneras o escudos mamarios, son muy útiles al inicio del periodo de lactancia. Son básicamente un pétalo de silicona y caucho con la forma del pezón formado y que, tal como lo dice su nombre, cubren el pezón evitando la succión agresiva del bebé, que permite la cicatrización mientras continúas con la lactancia o que, como en mi caso, reemplaza el pezón corto, invertido o plano en otras realidades.

Ventajas:

  • Es ideal para cuando tu anatomía no permite la lactancia (pezón corto, invertido o plano).
  • No permite que se hagan grietas o heridas por la succión constante del bebé
  • Permite que cicatricen los pezones cuando están heridos, sin tener que dejar de amamantar al niño/a.
  • Son higiénicos, ya que son lavables y resistentes al calor para ser hervidos.
  • Son pequeños y poco invasivos.
  • Son de un material delgado y liviano.
  • En el caso de la marca Pigeon, el pétalo trae un corte, lo que permite que el bebé esté en contacto con la piel de mamá.
  • Son bastante económicos para la utilidad que tienen.

Desventajas:

  • Debes lavarlo inmediatamente después de usarlo (recomiendo tener más de dos, por si estás fuera de casa y no tienes donde lavar).
  • El bebé se acostumbra a succionar y extraer leche de manera fácil.
  • Te demoras unos segundos más poniéndolo, a diferencia de ofrecer la mama inmediatamente, lo que complica cuando estás en un lugar público (para las que nos complicamos aún con amamantar en público).
  • Son transparentes y pequeños, por lo que en la noche, en medio del caos, probablemente se te pierda, (recomendado tener uno de emergencia en un lugar estratégico).

Y ustedes ¿qué dificultades tuvieron en la lactancia? ¿Usaron el protector de pezón? ¿Cómo se ayudaron en la lactancia?

Los leo!

Síguenos en Instagram como yatengounebebe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s