Olguita Marina: Paseos y porteo

No sé si yo seré muy “Olguita Marina” o qué, pero mi desesperación alrededor de los 15 días (cuando ya todo el dolor pos operatorio había disminuido) era por salir a pasear, tomar aire y mostrarle el mundo a mi bebé.

Desde un principio conversamos con el papá que la idea era que la bebé no viviera en una burbuja, que pudiéramos pasear con la niña, que mientras no la expusieramos a ningún riesgo, hicieramos una vida normal, y esto incluían los paseos.

La pediatra, en el control de los 15 días, nos indicó que podíamos sacarla al aire libre, siempre y cuando no fuera en lugares de mucha aglomeración como centros comerciales, hospitales o lugares públicos -con riesgo de concentración de virus en el fondo-, que era donde la niña podría contraer alguna enfermedad.

Su primer paseo lo dio a los 21 días, y fue bastante breve por el centro de la ciudad y una pequeña tienda donde compré ropa para mi (compra exprés donde elegí algo y lo llevé, nada de probarme las prendas), en esta ocasión como la bebé era muy pequeña la llevé en el fular.

Paseos en fular

El fular es una tela de algodón elasticada de entre 4 y 5 metros de largo, con la que, a través de una serie de pases y nudos, logramos ponernos al bebé en una posición cómoda para ellos, como recién nacidos y para nosotras como mamás. La gracia del fular es que llevamos pegados a nosotras esta criatura y a pesar que no se ve muy seguro, es bastante firme si queda bien atado.

En mi caso, para poder llevar a mi hija vi alrededor de 5 veces el video de cómo poner un fular en recién nacidos, La idea era aprender a ponerlo sin tener dificultad. Las primeras veces lo ensayé sin la niña y luego ya me arriesgué a probar con mi puntito.

También estuve mirando las ventajas de usar este método de porteo en Chile Crece Contigo. Ellos promocionan bastante el tema del porteo por la cercanía con el bebé que implica el estar con ellos frente a nosotros, sintiendo latidos, movimientos y también el calor. Por ello no bastó con el fular, probé también con el Mei Tai que da el Gobierno (Chile).

Fulard portabebé elasticado Infanti

Mei tai portabebé

Conseguí que me regalaran un Mei tai del programa Chile Crece Contigo, que lo regalan, junto a un montón de cosas más (como la cuna), a quienes tienen a sus bebés en hospitales públicos del país. La gente los mira en menos, pero les digo que desperdician un gran elemento.

Sinceramente no es muy bonito, pero es muy cómodo para cargar al bebé y sobretodo para una actividad en particular: bailar.

Dentro de todas las actividades de mamá, me he preocupado de una muy importante que es el estado físico. Subí 23 kilogramos durante mi embarazo, por lo tanto mi preocupación por volver a mi peso inicial fue grande. Hoy han pasado dos meses y un par de días desde el nacimiento de mi hija, por ello el ejercicio no ha sido mucho, prácticamente nada. Intenté con la zumba, pero quedé con un dolor incómodo que me asustó. Pero esto no impide que pueda bailar cualquier ritmo entretenido con mi bebé encima.

El Mei tai es de algodón, trae una base tipo canguro para poner al bebé. Tiene tiras ajustables al cuerpo del bebé y una fundita para ayudar a sujetar mejor el cuello cuando aún no se sostiene bien. En los hombros es acolchado lo que genera menor impacto al roce a medida que el niño o niña pese más. Trae también el sujetador con broche de hebilla plástica que se refuerza con elásticos.

Sinceramente, para lograr usarlo también tuve que ver tutoriales. Acá me preocupaba el tema de la posición de sus piernas. Mi bebé quiere estar parada todo el tiempo, por lo que me cuesta un poco hacerla que esté en posición de ranita, pero de a poco se va acomodando sola. Eso sí, a medida que ella se va acomodando, yo también voy ajustando el portabebé.

Es cómodo, liviano, pero en los días de mucho calor, para quienes transpiramos un montón se vuelve incómodo porque al bebé lo tenemos que cambiar (mudar) después de su uso (lo mismo pasa con el fular de algodón elasticado, pero en menor intensidad, este es más grueso). Pero es muy seguro para los movimientos y bailes. También para pasear, obvio.

Complicaciones técnicas del porteo

A medida que el bebé va creciendo, va adquiriendo más independencia, más aún cuando le damos su espacio y tiempos y no lo llevamos cargado en brazos todo el tiempo. Esto implica que a ratos o ciertos días, la niña rechaza el ser porteada. No quiere estar mirando hacia el pecho y quiere mirar al frente. Como ya les había mencionado, quiere estar de pie por lo que la posición de sus piernas se torna incorrecta. Y también el calor la lleva a ponerse más mañosa de lo habitual.

Las medidas a tomar en estos casos, por mi parte, es realizar movimientos divertidos. Demostrarle si vamos a salir a pasear o si vamos a bailar. Usar distractores como las canciones infantiles o juegos de risitas, de esta manera se olvida que la obligamos prácticamente a estar pegada a nosotras.

Coche de paseo

Por último, el elemento más aperrador ha sido el coche. Voy a mencionar marca y modelo porque a mi se me ha hecho el cochechito más cómodo que he visto y usado. Compramos el Coche Travel Bebesit, que incluye la silla nido de auto.

Lo que más me gustó al elegirlo fue su cierre automático con sistema 1 mano. Maravilloso para la mamá. Y por supuesto, las 3 posiciones de reclinado con arnés de 5 puntos, muy seguro.

Por su parte, la silla nido ha sido multifuncional para paseos a pie, en auto y hasta como cunita de descanso, esperable de usar hasta los 9 meses.

Con el coche he podido pasear cómodamente con la niña. No he tenido problemas. La voy mirando, tiene la sombrilla para el sol y para el viento me ha servido un cubre huevo que me prestó mi linda amiga Victoria (se ha portado un 7 en todo, me ha ayudado mucho), una funda impermeable que tapa la silla nido, así evita el viento directo a la carita del bebé y también en caso de lluvia queda protegido. Fácil para paseos y también algunas compras, pues tiene canastillo bajo el asiento para poder poner allí las bolsas y cómodamente volver a casa sin peso en los brazos.

El único inconveniente que he tenido con el coche, ha sido que no en todas partes tienen ingreso universal. Hay muchos lugares en los que hay entradas sólo con escaleras, por ende imposible subir y bajar con el coche, más si voy sola. Pero ese es problema de la arquitectura y avances en la inclusión, pues muchas veces me pregunto, ¿si no puedo yo pasar con un coche, que queda para alguien en silla de ruedas? Bueno, falta.

Conclusiones

  • El Fular es cómodo para salidas de paseo exclusivo. Es liviano y de fácil postura una vez que lo aprendes a poner, pero en verano, si sudas mucho, se complicará el tema del calor con el bebé.
  • El portabebé Mei tai del gobierno. No es estético pero es muy seguro para el bebé por la postura y amarres; y para la mamá también lo es, pues distribuye bien el peso de la guagua. Ideal para bailar con el o la hija.
  • El coche: Una súper solución para paseos, combinados con trámites, compras y otros. Lo único es que hay que pensar en si a donde vas podrás entrar con él. No vaya a ser que te quedes fuera, mirando cómo entrar a un lugar.

Y a ustedes ¿qué se les hace más cómodo para pasear con el bebé?
¿Qué prefieren usar? ¿Cuándo empezaste a pasear con tu pequeño o pequeña?, cuéntanos en los comentarios o en la publicación de Instagram en @yatengounbebe .

Los leo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s